RESULTADO DE UNA MALA ALIMENTACIÓN CUANDO SE HACE DEPORTE

La combinación entre una alimentación saludable y el ejercicio físico adecuado para cada persona es lo ideal. La pérdida progresiva de peso no puede venir derivada, sin más, de comer menos y hacer mucho más deporte. Si practicas deporte regularmente y te das un capricho ocasionalmente de comida basura es probable que no afecte a tu composición corporal ni a tu rendimiento deportivo, pero sí que tendría consecuencias a largo plazo si consumes habitualmente este tipo de productos, ya que altera el ritmo de recuperación, podría aumentar el riesgo de lesiones e incrementar los volúmenes de fatiga y cansancio, básicamente porque el combustible que ofrecemos a nuestro organismo es de baja calidad.

La falta de ejercicio combinado con una dieta inadecuada puede suponer la aparición de enfermedades cardiovasculares. Pero además puede provocar enfermedades como la osteoporosis; ya que el calcio no se absorbe correctamente en los huesos. Problemas de estómago e intestino. Por todo lo anterior, el hecho de comer mal solo traerá como resultado que el organismo no cuente con todo los necesario para funcionar adecuadamente. Si además se disminuye de forma dramática el número de calorías, hacer más ejercicios no solo será una mala idea: llegará el punto en el que resultará imposible.